Qué ver

en Cabanes

Regálate tiempo para disfrutar

Hay mucho que ver en Cabanes, sentir, oler, caminar, reír, emocionarse.
Cabanes es uno de los paraísos que atesora la província de Castellón. Su extenso término municipal, más de 130 km que llegan hasta la costa, muestra la diversidad del paisaje mediterráneo. Conviven en este territorio dos Parques Naturales, el principal humedal de la província de Castellón, el Prat de Cabanes-Torreblanca, con el Parque Natural del Desierto de las Palmas, y más de 6 km de playas vírgenes, junto a un extenso patrimonio histórico y cultural. Hay cosas que ver en Cabanes que nunca olvidarás.

Descarga el folleto con información adicional

Cabanes: Tierra de civilizaciones

Patrimonio cultural

EDIFICIOS HISTÓRICOS

Arco Romano de Cabanes

Cuenta la leyenda que una gran luna sigilosa vió construir en una sola noche el Arco de Cabanes. Los pobladores de estas tierras, sorprendidos, lo descubrieron poderosamente erguido, al día siguiente, sin conocer su procedencia. Este monumento del Imperio Romano, del siglo II D.C, con la estructura de un arco triunfal, susurra, todavía, secretos que podemos sentir cerca de sus grandes bloques de piedra calcárea. Realizado con sillares de granito unidos sin argamasa, se conservan los pilares sobre los que apoya.Situado a 2 km de Cabanes y sobre la Vía Augusta, hoy Camí dels Romans, es una de las piezas más relevantes del patrimonio arqueológico valenciano.

MURALLAS

Portal de Sitjar

¿A quién debes tu nombre? ¿A un antepasado, a un paraje natural, al cine? El Portal de Sitjar se lo debe al emplazamiento en el que se encuentra, pura magia, “Sitjar: lugar abundante en silos” Antiguamente, la plaza constituía un silo subterráneo para custodiar las recaudaciones y recolecciones. Traspasas el portal y sientes el latido de la piedra que te cuenta su historia, huella del conjunto de murallas y reductos fortificados que protegieron, durante la Edad Media, a Cabanes. De los 4 grandes portales construidos en el siglo XIV y conservados hasta 1857 que daban acceso a la antigua alquería, el Portal de Sitjar, que comunica la plaza del Sitjar con la calle del Carmen, mantiene su lozanía y reclama firme nuestra mirada.

Machón del Portal de San Antonio

La vida medieval nos acompaña por las calles de Cabanes. Durante siglos, fue un lugar completamente amurallado. Hoy en día, todavía podemos apreciar algunos de los elementos del antiguo recinto, como el machón de San Antonio, una de las antiguas puertas de entrada a la villa por el sector sur, que no os podéis perder.

CASAS PARTICULARES

Horno gótico/Forn de Sitjar

¿Sabías que antiguamente cada persona marcaba su pan para identificarlo luego? La Historia siempre susurra acertijos de ricas respuestas, a veces, labradas en las piedras. En la entrada del Horno de Sitjar, podemos apreciar marcas en las piedras originadas por el desgaste de afilar las navajas que iban a utilizar en el marcaje del alimento. Este horno, construido en el siglo XIII y donado por el Rey Jaume I al obispo de Tortosa, junto a molinos de harina y herrerías, constituyó una importante fuente de rentas feudales. Se diría que, todavía, podemos palpar la sensualidad del aroma del pan recién cocido, entre los arcos diafragmáticos y la techumbre de madera, en este edificio gótico habilitado, hoy, como casa rural y declarado Bien de Relevancia local.

Torreón vigía

Este valiente torreón, situado extramuros de la antigua villa medieval, es el único que se conserva tan cercano a la antigua población. La torre servía para vigilar y observar el acceso por el camino del norte hacia la capital del Maestrazgo, Sant Mateu. ¿Qué estrategia sugiere construir una torre solitaria fuera de un recinto amurallado? Si los enemigos intentaban penetrar la muralla, se verían atrapados en un fuego cruzado entre los defensores situados en este torreón y los de la muralla.

Ayuntamiento / Palacio Municipal

Los materiales inertes son, sin duda, el corazón de los siglos. La piedra, el hierro y la madera reflejan la esencia del antiguo Palacio de los Obispos de Tortosa que alberga, hoy,el Ayuntamiento. El exterior de este edificio del Gótico Valenciano construido en el siglo XV y ubicado en la plaza de la Iglesia, interpela nuestra atención con su arcada volcada sobre la calle San Mateo o su ventanal con arcos trilobulados. Bajo la arcada se encuentra la antigua cárcel de hombres y en el interior, la de mujeres. Este edificio, escenario de tantos siglos, ha sentido de cerca el bombardeo de la Guerra Civil al quedar parte de su fachada completamente derruida. Por fortuna, el esfuerzo de Cabanes le ha devuelto su original belleza e incluso, ha sacado a la luz detalles arquitectónicos ocultos durante siglos.

Antigua Casa Abadía

En el antiguo trazado de la alquería musulmana, dentro del casco histórico de la ciudad, late esta imponente casa noble habitada, antiguamente, por el párroco de Cabanes. Sin embargo, su arquitectura con elementos como las aspilleras -aperturas verticales, estrechas y profundas- para disparar ballestas o flechas ofreciendo un blanco prácticamente ínfimo al enemigo, no revelan los fines defensivos de la construcción original del edificio.

Casa con piedras del arco romano

¿Quién dijo que el “Do It Yourself” -DIY- o “Hágalo usted mismo” no es tan antiguo como la humanidad? Ciertamente sí, pero, afortunadamente, hoy de manera distinta. A lo largo de los siglos, el Arco Romano de Cabanes sufrió el expolio de alguno de sus elementos que, reutilizados por los vecinos de la localidad, pueden encontrarse como abrevaderos en Pou de Roca o viviendas particulares.

CASTILLOS Y FORTALEZAS

Torre La Sal / Torre de vigía

La sal es la única roca comestible por el ser humano y, en Cabanes es, además, una playa y una fortaleza.Torre La Sal es una gran vigía que comparte nombre con la playa y evoca las salinas de la zona. Cabanes cuenta desde finales del siglo XV y principios del XVI con cinco torres defensivas que formaron parte del entramado de torres de la costa valenciana. Su estructura es de planta cuadrada con de 6,50 metros de ancho. Dispone sillares en las esquinas y de mampostería irregular en el resto de la construcción. Estas torres, que jalonan hoy la costa, estaban construidas estratégicamente a lo largo del territorio y entre ellas se comunicaban mediante fuego y señales de humo para avisar de los ataques de los piratas.

Torre Carmelet

Impresiona la conservación de esta torre, datada entre los siglos XV y XVI. La miramos y nos asombra, su estructura de planta cuadrada con planta baja, dos alturas y una cubierta plana y practicable. Posee garitas en dos esquinas opuestas y un matacán en su fachada sudeste, donde está ubicada la puerta de acceso. En la cubierta se aprecian aspilleras apaisadas. La torre es de mampostería con sillares en sus esquinas y los recercados de la puerta y ventanas. Como aspecto ornamental, descubrimos un escudo nobiliario sobre la puerta de acceso.

Torre dels Gats

Sus últimos dueños, Los Gatos – de apellido Falcó-, le dieron su nombre a esta imponente torre. La fortaleza fue construida a finales del siglo XV y principios del XVI ante la amenaza de los corsarios berberiscos que surcaron el mar Mediterráneo. De planta cuadrada, de 5,15 m de ancho, consta de dos alturas y una cubierta plana practicable. Presenta dos garitas redondas en dos esquinas opuestas. En la cubierta se aprecia una aspillera apaisada y en su fachada sudeste se pueden ver dos ventanas cuadradas. La torre es de mampostería, que se refuerza en las esquinas y los recercados de la puerta y ventana con sillares.

Torre del Carmen

Adormecida bajo el sol de la tarde, entre campos de cultivo, encontramos la Torre del Carmen, en el valle del río Chinchilla. Esta fortaleza fue construida entre los siglos XV y XVI y se encuentra muy próxima al Parque Natural del Prat de Cabanes-Torreblanca. Su estructura es de planta cuadrada y consta de tres plantas. Posee una garita redonda en una de sus esquinas y se aprecia restos de otra en la esquina opuesta a la torre. Cuenta con cuatro ventanas pequeñas y un balcón en su fachada.

Ermita-Fortaleza de Albalat y Castillo de Albalat

Su nombre de origen árabe al-balat significa “camino empedrado”. Bajo los pies del castillo encontramos su Iglesia-fortaleza, originariamente dentro de su recinto amurallado y que está dedicada a Nuestra Señora de la Asunción. El conjunto está construido en mampostería, sillarejo y sillares para reforzar sus esquinas. Los cuerpos del ábside y la torre son añadidos posteriormente, el último probablemente en el siglo XVI, coincidiendo con el proceso de intensa construcción de torres en el litoral valenciano ante la amenaza pirata.

Castillo de Miravet

¡Viajar en el tiempo es, a veces, un sueño con piel de realidad! De origen musulmán, como revela el número mágico tres posee: alcazaba, albarca y poblado. El castillo de Miravet fue conquistado por el Cid y más tarde perteneció a los dominios de Pedro I. Además de las torres y murallas de finalidad defensiva, destaca la buena conservación de aljibes, calles y casas, así como los restos de la antigua iglesia dedicada a San Martín y San Bartolomé, en la que, todavía, pueden apreciarse los arranques de los arcos apuntados y de medio punto, así como el muro de la quibla con el mihrab en el centro que demuestra que antes de iglesia fue utilizada como mezquita. ¡Imposible no transportarse a otra época cuando lo visitas!

EDIFICIOS RELIGIOSOS

Iglesia de San Juan Bautista

La Iglesia Parroquial de San Juan Bautista, del siglo XVIII, destaca por su colosal fachada barroca en la que encontramos una gran escultura del santo, patrón de la población, y obra del escultor Cristóbal Maurat i Marco, vecino de Cabanes. El interior, también barroco, de tres naves, con espacioso crucero y una gran cúpula, conforma el segundo templo más grande de la Diócesis Segorbe-Castellón. Tiene un robusto campanario donde está ubicada la campana más conocida como La Grossa, una pieza única y muy apreciada por los vecinos de Cabanes. En su interior alberga obras de los pintores castellonenses Traver Calçada y Gabriel Pastor Sanchis. Y están ubicadas las colecciones museísticas de la Parroquia y de la Mare de Déu de Les Santes, grandes atractivos culturales de Cabanes.

Calvario

Rodeado de Cipreses, descubrimos el conjunto formado por el Vía Crucis que se encuentra situado en casalicios levantados para tal propósito, ubicados en el monte conocido como del “Molinet de Vent”, y la Ermita del Santísimo Cristo de la Agonía. Calvario queda rodeado de una vegetación autóctona que traslada la belleza de su geografía.

Ermita de Les Santes

Se la conoce popularmente como la ermita de las santas Águeda y Lucía. La tradición cuenta que en este lugar, las santas se aparecieron a un ermitaño para encomendarle la construcción de una ermita. Las santas mártires comparten la titularidad con la patrona de Cabanes, la Mare de Déu del Bon Succés o Mare de Déu de les Santes. El ermitorio es un conjunto extenso y abigarrado de edificaciones que incluyen la ermita, la vivienda para el ermitaño y una espaciosa casa-hospedería. El interior es de una sola nave. En el lado derecho está la capilla de la Mare de Déu del Bon Succés, con su imagen. Los lugares de honor en el altar mayor del presbiterio están reservados para las imágenes de las santas Águeda y Lucía, de las que también se conservan unas reliquias.

YACIMIENTO ARQUEOLÓGICO

Mortórum

Este poblado, descubierto en 1915, fue habitado entre hace 4000 y 2500 años, es decir, en los periodos de la Edad del Bronce y el Hierro Antiguo. La mayoría de las estancias del poblado estaban destinadas a almacén, y solo unas pocas eran viviendas o zona noble. Los objetos recuperados en el yacimiento muestran una gran vinculación comercial con los fenicios, de los que conseguían objetos metálicos de hierro, plomo y otras aleaciones, así como vino transportado en ánforas, un producto hasta el momento desconocido y rápidamente muy apreciado en la época. A unos 300 metros del poblado se localizan los restos de un sepulcro funerario que fue usado en el segundo milenio antes de Cristo para depositar los difuntos probablemente del poblado del Mortórum. Las excavaciones permitieron recuperar restos humanos de, al menos, cinco individuos, si bien pudieron ser bastantes más los depositados en ella. Es especialmente interesante ya que representa un tipo de enterramiento de tradición megalítica, único en la zona de Castellón y zonas limítrofes.

PARQUES NATURALES

Parque Natural Prat de Cabanes-Torreblanca

¡Imposible no enamorarse del azul del parque natural de Cabanes! El Prat de Cabanes – Torreblanca es una estrecha franja costera de terreno de marismas y pantanos formados. Es la principal zona húmeda de la provincia de Castellón. Sus especiales características paisajísticas, geológicas y ecológicas le confieren un gran valor en el contexto del patrimonio natural valenciano. Su importancia está reconocida a escala mundial con la inclusión del espacio en la Lista de Humedales de Importancia Internacional.

http://www.parquesnaturales.gva.es/es/web/pn-prat-de-cabanes-torreblanca

Parque Natural del Desert de les Palmes

La vegetación de estas montañas es, seguramente, la más poderosa de todo el entorno. ¿A qué debe, entonces, su nombre? La explicación es histórica y no paisajista. En 1697, se instaló en estos parajes una comunidad de religiosos que denominaba ‘desiertos’ a los lugares lejos del mundanal ruido. Pasados los siglos, este parque natural enclavado en una serranía litoral de la comarca de la Plana Alta, paralela a la costa, con abundantes crestas y roquedos, y cota máxima en el pico de El Bartolo con 729 m., sigue ofreciendo la calma de la belleza y la paz del camino.

http://www.parquesnaturales.gva.es/es/web/pn-desert-de-les-palmes

PLAYAS

Playa Torre la Sal

Esta playa de Cabanes conserva el encanto de su pasado pesquero, entre arena y grava, con las tradicionales viviendas de pescadores. En su entorno destacan cuatro torres de defensa, entre las que sobresale la que lleva su nombre, Torre la Sal. La limpieza de sus aguas ha propiciado que se instale un Centro de Investigaciones Biológicas Marinas y el centro de interpretación del parque natural Prat de Cabanes-Torreblanca.

Playa del “Cudolà”

Esta paradisiaca playa de Cabanes, de cantos rodados, El Cudolà, se encuentra en pleno parque natural del Prat de Cabanes, único humedal de la provincia de Castellón. Disfrutar del paseo hasta la playa nos regala 2000 metros de costa y una anchura de 10 metros de ancho de puro mediterráneo.

Playa del “Quarter Vell”

La playa de Cabanes más virgen lleva por nombre del Quartell Vell, y cuenta con la belleza de las ruinas de un antiguo cuartel de carabineros. Esta playa de roca, canto rodado, grava y arena tiene una extensión de 3300 metros de costa y 10 metros de ancho.

X